Existen formas tradicionales de cocinar el pulpo gallego y, para quien desea probar algo nuevo, y aprovechando que el verano es propicio para consumir ensaladas, esta receta italiana aporta un toque diferente. Puntos a tener en cuenta, sobre la ensalada de pulpo gallego con perejil:

  • Puedes guardar la ensalada de pulpo gallego con perejil durante 1-2 días en la nevera, dentro de un recipiente hermético: no es recomendable volver a congelar el sobrante.
  • La ensalada de pulpo gallego puede acompañarse con una guarnición de patatas o, para darle el toque italiano, con aceitunas de la variedad taggiasca. En todo caso, puede experimentarse con aceitunas de mesa similares: aromáticas, pequeñas y de tono marrón-negro.

Ingredientes de la ensalada de pulpo gallego con perejil

Los ingredientes de ensalada de pulpo gallego con perejil, para 4 personas, son los siguientes:

  • 1 Pulpo gallego de 1 kg.
  • 1 zanahoria.
  • 1 apio.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 hojas de laurel.
  • 6 granos de pimienta negra.
  • 4 g de sal.

Ingredientes para el aderezo:

  • 10 g de perejil.
  • 10 g de zumo de limón.
  • 30 g de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 pizca de pimienta negra.
  • 1 pizca de sal.

Preparación de la ensalada de pulpo gallego con perejil

Si el pulpo gallego es fresco, primero hay que ablandar la carne para que adquiera el punto justo de dureza. Además del sistema tradicional, mediante el golpeo con un mazo de carne, contra una piedra, o contra la roca de la Isla de Ons, existen una alternativa más sencilla: congelar el pulpo y, el día antes de cocinarlo, pasarlo a la nevera para que se descongele. El proceso de congelación y la posterior descongelación deja la carne con una textura similar a la que adquiere tras el golpeo.

  • Cuando está la carne con su punto de dureza, enjuagar el pulpo con agua corriente y, sobre la tabla de cortar, eviscerarlo y extraer los ojos y el pico. Enjuagar de nuevo con agua fría, limpiarlo bien por dentro y dejarlo aparte.
  • Pelar la zanahoria y el apio y cortarlos en trozos gruesos. En una olla grande al fuego, verter las verduras, el diente de ajo, las hojas de laurel y salpimentar. La olla debe ser grande, porque el pulpo suelta mucha agua al cocer y existe el riesgo de que rebose.
  • Cuando el agua rompe a hervir, hay que sumergir y sacar el pulpo con rapidez tres o cuatro veces para que no pierda la piel, durante la cocción. Una vez asustado, como dicen en Galicia, el pulpo ya se puede sumergir en su totalidad. El tiempo de cocción depende del tamaño: con pulpos de hasta 2 kg, sobre media hora; y los pulpos de 3 kg necesitan unos 40 minutos.
  • Cocinar a fuego lento y cubrir la olla con su tapa. Durante la cocción, retirar con una espumadera los residuos que flotan en la superficie del agua. Una vez acabado el tiempo, dejar que el pulpo se enfríe en la misma agua de cocción.
  • Después, se transfiere el pulpo a la tabla para separar la cabeza de los tentáculos. Dividir los tentáculos por la mitad y cortar cada mitad en trozos de 1 centímetro. La cabeza también se trocea con ese tamaño. Una vez terminada la operación, verter el pulpo en un bol y preparar el aderezo.
  • El aderezo se prepara con 10 gramos de zumo de limón exprimido y una ramita de perejil picado fino. Para emulsionar el aderezo, mezclar en un recipiente pequeño el limón y el perejil con aceite, sal y pimienta. Por último, queda verter el aderezo, sobre el pulpo gallego y disfrutar del plato.