Las zamburiñas son bivalvos fáciles de cocinar. A la plancha, al horno, al vapor… y siempre están deliciosas. La concha de este marisco añade un punto estético que ayuda a la presentación del plato, poco más hay que hacer al margen de simplemente ponerlo en la mesa y que empiece a entrar por la vista. Pero este producto gallego tiene vida gastronómica fuera de la valva. Hay muchas recetas de zamburiñas sin concha al margen de las habituales. En paté, risottos, empanadas o pasta… Las zamburiñas de Mariscos O Grove son perfectas para llevar a cabo estas elaboraciones, ya que las presentamos limpias, evisceradas, congeladas y, por supuesto, frescas.

Paté de zamburiñas

Cada vez es más habitual que las quedadas familiares o con amigos se hagan en casa, la pandemia de covid tiene mucho que ver en esto, pero no por ello hay que renunciar a comer bien. El paté de zamburiñas es un entrante de esos que hace quedar bien al anfitrión, y no es necesario que este posea muchos conocimientos de cocina. Hay muchas recetas fáciles en internet, la mayoría con zamburiñas de lata, pero el resultado será mucho mejor si se utilizan productos frescos. La elaboración es tan fácil como poner en una batidora seis zamburiñas sin concha de Mariscos O Grove, media lata de atún o bonito, 100 gramos de queso crema (no muy fuerte) y un chorrito de aceite. Y a batir hasta que quede un paté esponjoso ideal para untar o mojar.

Empanada de zamburiñas sin concha

Mucho más compleja de elaborar es la empanada de zamburiñas, un producto que cada vez está ganando más presencia en la gastronomía gallega. El atún, bonito o pulpo siguen siendo el relleno habitual, pero cada vez es más frecuente encontrar este bivalvo en el interior de este manjar tan típico de la gastronomía gallega. Las empanadas son ideales para cualquier momento del día, desayuno, comida, merienda, cena o picoteo de entre horas. Elaborar una buena masa no es tarea fácil porque cuenta cada gramo de los ingredientes o cada minuto de reposo en la nevera o el horno. Pero existen multitud de recetas en la red o en libros de cocina, y quien se anime tiene un excelente relleno con las zamburiñas de Mariscos O Grove. Aunque a quien le cueste más siempre puede encargar nuestra empanada gallega de trigo, con zamburiñas, mejillones, berberechos, atún o pulpo.

Zamburiñas en risottos o pastas

Los productos gallegos ligan perfectamente con otras gastronomías, y no es necesario que sea cocina fusión. Basta con poner buen marisco o pescado a un plato de pasta o arroz para mejorarlo sustancialmente. Un risotto de zamburiñas es un plato sencillo, nutritivo y delicioso. La carnosidad del bivalvo es ideal para añadirlo al arroz, ya sea entero o troceado. Lo ideal es cocer todo con un caldo de marisco suave, para no tapar demasiado el sabor que desprendan las zamburiñas. El marisco también es perfecto para acompañar a la pasta. Un clásico son los espaguetis negros con frutos del mar, donde se mezclan varios tipos de pescado y marisco. Ahí las zamburiñas encajan perfectamente, pero se puede ser más original e integrarlas con pasta blanca al huevo, como los fetuccini con una salsa ligera de nata y cebolla. Más laborioso es elaborar tu propia pasta fresca y rellenar raviolis caseros con las zamburiñas, pero el resultado puede ser delicioso.