La época estival pide comidas ligeras y sanas, como ensaladas y primeros platos de pescado. A continuación, una pequeña guía sobre los pescados del verano y cómo tomarlos, con algunos trucos de preparación.

La sepia: reina de los pescados del verano

La sepia es de los moluscos cefalópodos más grandes de nuestros mares. Existen múltiples recetas de sepia, pero la fritura es inigualable en cuanto a sabor, sencillez y rapidez de preparar. Con ingredientes de calidad, un adobo sencillo bastará para realzar el sabor sin mayor manipulación.

La fritura con harina puede ser apta para celíacos si sustituyes la de trigo por harina de maíz. Tampoco necesitas huevo para el rebozado, pues la humedad de los moluscos será suficiente para hacer que se adhiera. Sólo te resta freír la sepia en aceite muy caliente, escurrir sobre papel de cocina, sal al gusto, y la sirves para comer inmediatamente con un poco de limón.

Pulpo: un clásico invencible

El pulpo nunca falta a su cita veraniega en nuestra mesa. Se trata de otro ingrediente agradecido con los cocineros principiantes: fresco y sabroso, el pulpo es fácil de preparar , sirve de primer plato o aperitivo e incluso engrandece las ensaladas. Al igual que todos los productos de pescado, el pulpo es fácilmente perecedero, y el consumo debe tener lugar muy rápidamente desde la compra.

La cocción incorrecta lo vuelve gomoso y, por lo tanto, hay que tomar precauciones. A menudo se recomienda congelar el pulpo unos días antes de consumirlo: las bajas temperaturas en realidad ayudan a “derretir” la carne, haciéndola más tierna.

Si tu receta incluye el pulpo hervido, el consejo es sumergirlo en una olla grande, con agua fría, junto con las especias. Cubres la olla cuando el agua comience a hervir y en ese punto cocinas a fuego lento aproximadamente una hora. El error a evitar es sacar el pulpo de la olla una vez cocinado: para mantener la carne suave es necesario  que permanezca en el líquido de cocción hasta que se haya enfriado.

Dorada: rica y sana

La dorada, otro de los mejores pescados del verano, es un pez dotado de una carne versátil, idónea para muchas preparaciones: fritura, barbacoa, horneado, plancha, etc. La resistencia de su carne, la textura y el gusto a mar son perfectos para combinaciones de especias de fuerte sabor. La dorada ofrece la ventaja nutricional de que es un pescado con muy poca grasa.

Las recetas de dorada al horno son sencillas y admiten muchas variantes. Un truco consiste en pinchar el pez para que aderezos como el vino y el limón penetren mejor en la carne y complementen su sabor.

Salmonetes: económicos y deliciosos

Termina la guía de los pescados de verano y cómo tomarlos con otro clásico. El salmonete es uno de los peces más comunes en verano, y de los más económicos. Ideales para una cena o primer plato, la preparación en fritura es la más común para degustar su exquisita carne. Se trata de un pescado azul del grupo de los semigrasos, rico en ácidos omega 3.

También se pueden preparar a la plancha. Como normalmente son ejemplares pequeños, en menos de 6 minutos (2 o 3 de plancha por cada lado), ya tienes tu receta lista. Sólo te resta espolvorearlos con pimienta y cebollino picado para obtener un plato gourmet.