Mejillón gallego en la dieta de año nuevo

Tras las fiestas navideñas, el mejillón gallego es de los pocos alimentos que se salvan a la hora de afrontar un inicio de año libre de excesos alimentarios. El consumo de mejillones de forma responsable aporta múltiples beneficios a la salud.

Beneficios para la salud del mejillón gallego

En los moluscos, como el mejillón gallego, se concentran altos porcentajes de antioxidantes que previenen el envejecimiento celular y, al mismo tiempo, contrarrestan la acción de los radicales libres.

  • Por su contenido en hierro, el beneficio más notorio del mejillón lo reciben la personas con anemia. Cuando acompañas el mejillón gallego con zumo de limón, mejora la absorción del hierro.
  • Las sales minerales de los mejillones, y su contenido vitamina B, combaten la fatiga .
  • Los mejillones previenen la retención de agua por su alto contenido de potasio.
  • Los mejillones refuerzan el sistema inmune del cuerpo gracias a la vitamina C. Ayudan a prevenir enfermedades durante el cambio de estación.
  • Los mejillones estimulan la memoria por su contenido en fósforo. Existen indicios de que este mineral contribuye a mitigar la depresión. El fósforo también se recomienda para suavizar los cambios de humor de origen hormonal.

En general, los productos del mar en la dieta aportan vitamina B, una sustancia que mejora el rendimiento hepático, el sistema nervioso y ayuda a metabolizar las grasas.

Como con cualquier alimento, por sano que resulte, la inclusión de productos del mar en la dieta debe ser pautada por el médico o nutricionista.

¿Cuándo no consumir mejillones?

Determinadas condiciones médicas, como las alergias, desaconsejan el consumo de marisco. Son más frecuentes las reacciones alérgicas a crustáceos (mariscos con patas) que a los moluscos (mariscos de concha), como el mejillón. Algunas personas reaccionan ante ambos tipos de marisco.

Los mejillones entran en el grupo de alimentos que se eliminan en las dietas bajas en sodio que se prescriben, por ejemplo, para personas con hipertensión.

Receta de mejillones gallegos gratinados

La receta de mejillones gallegos gratinados sirve de entrante ligero y de aperitivo. La receta es barata y sencilla de preparar. Hasta los cocineros novatos pueden elaborar platos gourmet con ingredientes de calidad, como el marisco gallego, y recetas fáciles.

Ingredientes :

  • 1 kg de mejillones gallegos.
  • 40 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 3 cucharaditas de perejil picado
  • 50 gr de queso parmesano
  • Sal y pimienta al gusto
  • 3 dientes de ajo.
  • 80 gr de pan rallado.
  • 1 chile rojo fresco.
  • Medio vaso de vino blanco.

Preparación:

  • Limpia los mejillones. Rasca las adherencias de las valvas con el cuchillo y tira de los filamentos para sacarlos.
  • Abre los mejillones sobre la placa del horno con cuidado de que no se pierda el agua de su interior.
  • Prepara la masa en un recipiente con chile y el ajo picados, el pan y el queso rallados. Añade el vino y el aceite, y mezcla los ingredientes a conciencia. Después, condimenta con el perejil, sal y pimienta.
  • Con una cuchara, distribuye el relleno sobre los mejillones.
  • Hornea unos 15 minutos a 250 grados, o hasta que se forme una costra gratinada.

Marida los mejillones con vino blanco con crianza en barrica.