El queso tetilla resulta idóneo para cocinar por su capacidad fundente con un simple golpe de calor. El sabor lácteo, ligeramente ácido y salado del queso tetilla admite múltiples maridajes en recetas dulces y saladas, como relleno y de postre.

Entre  las combinaciones saladas que mejor maridan con queso esta modalidad  de queso destacan las anchoas, las nueces y el pulpo como en esta receta de tostas con pulpo gallego y queso tetilla. La receta sirve como entrante y puede maridarse a la perfección con un buen vino blanco o cava frío.

Queso tetilla, sin «de»

El queso tetilla es una DOP que, al contrario con otras Denominaciones de Origen queseras, está ligada a la forma en sí del queso, porque es el único que puede elaborarse con su forma característica; por tal razón hay que referirse a él sin «de», al no pertenecer la DOP a un área geográfica determinada.

Desde 1753 existen menciones históricas relativas al «queixo tetilla», circunstancia que lo convierte en uno de los quesos más antiguos que se elaboran en Galicia. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Queso Tetilla se encarga del cumplimiento de los parámetros establecidos en su fabricación.

En la actualidad, la base del queso tetilla es la leche procedente de distinta razas de vacas, como la rubia gallega, la frisona o la pardo alpina. Cada pieza del queso pesa entre medio kilo y un kilo, tiene una corteza fina y un interior de pasta blanda y cremosa, con pocos ojos.

Ingredientes de la receta de tostas de pulpo gallego y con queso tetilla

  • 200 gramos de pulpo cocido gallego
  • Pan tradicional rústico.
  • Queso tetilla gallego
  • Pimienta y orégano.
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  • 300 ml dePedro Ximénez o un vino dulce similar.
  • 80 g de azúcar para la reducción del vino.

Preparación de la reducción de Pedro Ximénez

Echa el vino y el azúcar en un cazo y deja cocer a fuego medio entre 25 minutos y media hora, el tiempo que tarde en reducir a la mitad. Cuando haya adquirido una textura densa, remueve de vez en cuando para que se disuelva el azúcar en el líquido. Hay que retirar la reducción del fuego antes de que espese demasiado, porque al enfriarse adoptará la textura justa.

Preparación del pulpo

Corta el pan de hogaza en rebanadas de unos 2 cm de groso, debe ser consistente, capaz de soportar el peso del pulpo y el queso. Elige pan de hogaza de calidad para no desmerecer el sabor de los ingredientes principales. Coloca el pan en la bandeja del horno y añádele un chorrito de aceite de oliva virgen.

Si el pulpo ha estado en frío, es recomendable colocarlo en un plato y que alcance la temperatura ambiente. Corta los tentáculos en rodajas y  resérvalos.

Tuesta el pan en el horno durante 10 min a 180 grados. El pan debe tostarse por ambas caras con el programa del horno de calor arriba y abajo, o, si no entra en el tostador, usa la sartén o prepáralo en la plancha.

Cuando acabe de tostarse el pan coloca sobre cada rebanada las rodajas de pulpo y porciones de queso tetilla. Después, gratina a 180 grados hasta que se funda el queso tetilla (bastarán unos minutos). Por último, retira la bandeja y en ese momento añade un chorrito de la reducción de Pedro Ximénez y espolvorea al gusto con pimienta y orégano.